Kalmar DRF400-450

El Reachstacker más innovador nunca antes fabricado

Una evolución basada en años de trabajo duro y experiencia

Kalmar fue la primera marca en comercializar Reachstacker por todo el mundo en el año 1985. Nuestra idea de trabajar con contenedores de manera más flexible y con mayor capacidad de apilar y almacenar se convirtió en un excito. La generación anterior de Reachstacker – DR – se comenzó a comercializar en 1996, tenía más de 900 unidades en funcionamiento y una fiable reputación en todo el mundo.

Hemos incrementado el intervalo de servicio.

El servicio de mantenimiento es un aspecto importante en la economía general de operaciones.

Hemos podido incrementar el intervalo de servicio introduciendo mejoras a menor y mayor escala en diversas áreas, por lo que ofrecemos una de las mejores opciones del mercado.

Menos puntos de lubricación

Los puntos de lubricación han sido reducidos considerablemente. La pluma y la mayoría de los rodamientos no necesitan lubricación. Los sistemas hidráulicos y de frenos son independientes, los filtros de retorno estándar y los aceites de mayor calidad, todos incrementan la duración de los aceites. Y al trabajar con aceites, no será necesario el aditivo Lubrizol.

Inspección y servicio simples

En la maquinaria de la Generación F todos los puntos de servicio e inspección se encuentran prácticamente localizados a un costado de la maquina, fácilmente accesibles y claramente visibles.

La maquinaria de la Generación F viene además equipada con una documentación organizada de manera constructiva (De acuerdo con los estándares internacionales) adaptadas a su personal.

Confiabilidad incorporada

Otro aspecto importante en la economía general es la confiabilidad. Las piezas vulnerables cuentan con altos niveles de calidad y márgenes técnicos dimensionados para condiciones de trabajo realmente pesados.

Todos los ejes, por ejemplo, han sido químicamente niquelados para prevenir el óxido, lo que puede implicar una solución un poco mas costosa, pero más rentable que la economía general a largo plazo. La confiabilidad se encuentra en cada componente y en cada mínimo detalle.

Mayor precisión en el diagnostico

Los nuevos sistemas impulsores y de monitoreo permiten una mayor precisión en la identificación de fallos. Los sistemas comunes revelan únicamente que parte del equipo presenta problemas, sin indicar el componente exacto. Con estos sistemas el operador o personal de servicio puede identificar rápidamente el fallo en la pantalla del volante. Los diagnósticos pueden incluso realizarse a través del teléfono móvil o desde su PC.

Existen muchas opciones de ajustes para calibrar el equipo, pero existe también un sistema de vigilancia y de control que regula los ajustes con el fin de alcanzar una máxima seguridad. Para minimizar el riego de errores, las opciones de ajustes son permitidas solamente dentro de límites establecidos.

Más en esta categoría: « Grúa horquilla MecLift »